Caritas presenta su memoria de actividades 2016

lunes, 19 de junio de 2017 13:59



  • En el año 2016 Cáritas ha acogido en la totalidad de sus programas a 4.519 personas y familias, con un total de 7.864 personas beneficiadas. Son datos muy similares a los del 2015. De estas personas acogidas, el 60% llevan acudiendo más de tres años a Cáritas, lo que muestra la cronificación de las situaciones que se están viviendo y el 21% son personas que han acudido por primera vez en el año 2016, dato que nos interroga seriamente sobre la realidad de nuestra situación.
  • El número de atenciones se ha incrementado en un 12 % respecto al año 2015, lo que significa que se intensifican las  situaciones de pobreza y que obligan a las personas a acudir repetidamente a la Institución en busca de apoyo.
  • Desde ATENCIÓN PRIMARIA, que es la puerta de acceso a los servicios de Cáritas, y donde se resuelven muchas de las necesidades más urgentes, se ha atendido, aquí en esta sede de Sierra Pambley a lo largo del año,  a 1.574 familias, con un total de 6.109 atenciones. Atenciones significa el número de veces que Cáritas interviene con una persona.
  • Las principales necesidades atendidas están relacionadas con el apoyo personal y la vivienda: alquileres, electricidad, gas, etc, junto con la alimentación, la salud y la educación.
  • Esta ATENCIÓN PRIMARIA, además de en esta sede de Sierra Pambley, se desarrolla en toda la diócesis a través de la acción de las CÁRITAS PARROQUIALES. Es en las Parroquias donde la comunidad cristiana vive en contacto más directo con las personas, y conoce de primera mano sus necesidades. La actividad de los grupos de las Cáritas Parroquiales es esencial para el cumplimiento de la misión de Cáritas, como generadores de ayuda y como testigos del mensaje de la caridad de Cristo en la sociedad.
  • Esta acción en las Cáritas Parroquiales se lleva a cabo gracias a la labor de los párrocos y a un numeroso grupo de personas voluntarias incondicionales apoyadas por técnicos de la Institución.

Desde las Cáritas Parroquiales se ha atendido a 1.965 familias, con un total de 5.441 personas beneficiadas.  

El número de personas atendidas es muy similar también al del año anterior.

Además de las ayudas para necesidades básicas, desde algunas Cáritas Parroquiales se ofrece también ayuda de ropero, albergues de  transeúntes, acompañamiento a enfermos y mayores, alfabetización y clases de español, ludotecas y apoyo escolar. En el programa de infancia aparte de las ludotecas, existe también  el programa de compra de  calzado dos veces al año. Durante el verano 74 niños y niñas también han participado en diferentes campamentos.

  • En lo relativo a las ayudas de alimentos, en las Cáritas Parroquiales se acompaña a las familias a través de diversas fórmulas:
  • la más común es la entrega directa de alimentos con una periodicidad media de una vez al mes.
  • Se cuenta también con el Economato, en el que se ha atendido a 190 familias con 715 personas beneficiadas. El objetivo de este Economato es cubrir la  demanda de alimentos y productos de primera necesidad, ofreciendo esta ayuda de la forma más normalizada posible, y respetando la autonomía de las familias.
  • En el ROPERO DIOCESANO se siguen atendiendo las necesidades básicas de ropa y calzado de familias necesitadas, 1.045 familias en este año, y se han entregado 49.900 prendas.

Se intenta en él también fomentar valores como el consumo responsable, el reciclaje y el respeto al medio ambiente.

  • Entre las personas más vulnerables  de la sociedad están LAS QUE NO TIENEN HOGAR. Este año hemos atendido a 245 personas en León y por los albergues de La Robla y Cistierna han pasado 212 usuarios, siendo 429 el total de personas acogidas entre todos los recursos.
  • En el programa de ATENCIÓN A TOXICOMANÍAS se ha intervenido en 1.065 ocasiones con 135 personas.
  •  
  • La CASA DE ACOGIDA DE MUJERES ha dado cobijo a lo largo del año a 15 mujeres y 8 niños en situación de máxima soledad.
  •  
  • En el PROGRAMA PENITENCIARIO han sido 433 las personas atendidas dentro y fuera del centro de Villahierro y más de 1600 las intervenciones realizadas. A lo largo del año 49 personas han podido disfrutar de 120 permisos penitenciarios en nuestra casa de acogida.
  • El PROGRAMA DE EXTRANJERÍA ofrece apoyo y orientación a personas inmigrantes, con el objetivo de lograr su inclusión y mejorar su nivel de participación social.  Se ha atendido a 209 personas en este programa.
  • Destacamos un año más, la participación de los jóvenes en el programa de acompañamiento a mayores “CAMINANDO JUNTOS”, que ha  llevado alegría y esperanza a personas ancianas de diferentes residencias. Un total de 207 jóvenes han participado en este programa.
  • PROGRAMA DE FORMACIÓN Y EMPLEO. El objetivo final de Cáritas en este servicio es ofrecer a las personas información,  orientación, y formación laboral para que puedan lograr la integración social a través de un empleo. Se organizan talleres prelaborales y laborales y se mantiene un contacto muy cercano con empresas y empleadores particulares, con el fin de dar a conocer este programa y facilitar la inserción sociolaboral de las personas acogidas.

En el 2016 han acudido al mismo 1.321 personas planteando una serie de necesidades muy diversas, y que han participado en distintas actividades del programa:

241 han participado en los siguientes talleres prelaborales: 

- Informática básica

- español

- empleo doméstico

- limpieza y cocina.

246 han participado en los siguientes talleres laborales:

- atención sociosanitaria a personas en el domicilio. En el mes  de septiembre pusimos en marcha un centro de formación en el que impartimos el primer curso homologado. Estamos preparando la solicitud de homologación del mismo curso para Atención Sociosanitaria en Instituciones.

Estamos haciendo un esfuerzo especial en un nuevo campo de formación que ofrece una mayor oferta de trabajo. Son los cursos de:

- agricultura y aplicación de productos fitosanitarios

- especialista forestal.  Ponemos especial interés en estos cursos ya que existe mayor demanda de trabajo. 

Continuamos también con los cursos tradicionales:

 - camarera de pisos

- auxiliar de almacén

- manejo de carretillas elevadoras

- operaciones básicas de restaurante y bar

- auxiliares de ventas de alimentos frescos y

- limpieza industrial

Desde los servicios del Programa de Empleo de Cáritas, han encontrado trabajo 123 personas, tal y como se detalla a continuación:

  • De las 180 personas que han finalizado la formación, 49 han sido contratadas tras terminar el período de prácticas,  lo que supone un 27 % de inserción.
  • 59 personas se han insertado a través del servicio de mediación en empleo doméstico
  •  15 lo han hecho a través del llamado Programa de Activación de la Empleabilidad promovido por la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León.

El esfuerzo en el programa de empleo es fundamental, ya que la mejor herramienta para la integración y cohesión social, pasa por tener un trabajo digno y estable.

Para que Cáritas pueda realizar su misión y su acción social son imprescindibles VARIOS PILARES que tienen la misma raíz, la misma base.

Esa raíz es el amor hacia los demás, hacia nuestros hermanos.

Podemos llevar a cabo nuestra acción gracias a los siguientes pilares:

  • El equipo de TRABAJADORES, con una gran preparación técnica y el valor añadido de su compromiso con la acción de Cáritas.
  • Un VOLUNTARIADO numeroso y comprometido. Más de 700 voluntarios realizan su tarea en los diferentes programas y en las Cáritas Parroquiales de la Diócesis. El corazón de los voluntarios a través de su acción hace posible que Cáritas sea la caricia de la Iglesia para los pobres, como nos dice el Papa Francisco.
  • La SOCIEDAD, que a través de la generosidad de socios, donantes, empresas e instituciones, contribuye a paliar las necesidades de los más desfavorecidos y hace posible que la enorme desigualdad producida por este sistema pueda ser en parte mitigada. Sin el apoyo de la sociedad, Cáritas no podría desarrollar su labor, resulta imprescindible.

Este apoyo de la sociedad se refleja en buena parte en los recursos que Cáritas ha recibido a lo largo del año 2016. El 25% de esos recursos procede de la Administración Pública, y el 75% son ingresos privados, tal y como aparece detallado en la Memoria de Actividades que os acabamos de entregar.

En relación a la aplicación de recursos, el 41,5 % se ha dedicado al programa de Acogida y Atención Primaria, incluyendo el Economato, y el 25% al Programa de Formación y Empleo. El resto se reparte entre los demás programas relacionados en esta memoria.

Como todos conocemos por los informes oficiales, la crisis iniciada en 2007 2008 ha concluido en España. Acabamos de comunicar los datos de las personas atendidas en Cáritas Diocesana de León, donde queda patente que las situaciones de pobreza se cronifican y se intensifican. ¿Qué crisis ha terminado?.

El mundo del siglo XXI es un mundo globalizado, lo sabemos y lo vivimos todos. Según la información oficial hemos salido de la crisis, mas de momento,  no se ha producido ningún cambio que sea verdaderamente significativo.  A nivel general seguimos con el mimo sistema económico basado en los mismos principios.

El sistema económico que continúa vigente es el mismo que originó la crisis. Este sistema a un nivel de entendimiento básico, como es el mío, está basado en un pilar fundamental alrededor del cual giran otros dos que lo complementan: ese pilar es el dios dinero, que tiene como objetivo principal el crecimiento ilimitado. Para cumplir dicho objetivo no tiene ningún reparo en abusar del medio ambiente y de todas las fuentes de riqueza existentes en la naturaleza, así como de las personas, usándolas cuando son útiles y desechándolas cuando no sirven.

Este abuso produce contaminación inadmisible en nuestro planeta, nuestra casa común, y falta de derechos y exclusión para la mayoría de la población, así como una acumulación vergonzosa de capitales cada vez en menos personas.

El tercer elemento de este sistema económico es el consumo constante, con consecuencias desastrosas para el ser humano, que se ve arrastrado irreflexivamente a consumir de forma ilimitada.

El Papa Francisco en el Nº 55 de la Encíclica Evangelii Gaudium dice:

“La crisis mundial que afecta a las finanzas y a la economía, pone de manifiesto sus desequilibrios y, sobre todo, la grave carencia de su orientación antropológica que reduce al ser humano a una sola de sus necesidades: el consumo”.

Y sin embargo, otra economía es posible. En nuestros días hay muchos grupos sociales, empresarios y economistas que están concienciados y convencidos de que el cambio es inevitable. La Iglesia, por supuesto, también. El Evangelio y la Doctrina Social lo llevan afirmando a lo largo del tiempo y en ello trabajamos en nuestros días. Frente al individualismo originado por el anterior sistema, este nuevo crea comunidad.

Los días 21, 22 y 23 del pasado mes de abril, en Santiago de Compostela tuvieron lugar las XVII Jornadas de la Caridad, con el tema central “Abriendo caminos a una economía más solidaria e inclusiva”.

Participaron economistas y teólogos de prestigio nacional e internacional y se realizaron profundas reflexiones y análisis detallados de nuestra realidad. El calado de las ponencias, los conocimientos técnicos y científicos, así como la humanidad de las personas que intervinieron, nos hicieron ver de forma palpable que una nueva economía está ya aquí, y que viene, irremediablemente unida a un cambio radical de mentalidad en las personas.  Esta nueva mentalidad vuelve a colocar en un puesto central a la austeridad (no a la pobreza) con todo lo que este valor humano trae consigo,  una larga lista de formas de actuar y de relacionarnos con nuestros semejantes y con la naturaleza  que el dios dinero  ha desterrado siempre que se le ha permitido ser el dueño.