Historias de vida: sé que necesito ayuda

miércoles, 23 de agosto de 2017 11:32

Una forma de llegar a ser tutelado por la Fundación FECLEM es solicitándolo directamente. Es decir, una persona con enfermedad mental siente que está desamparado y que necesita ayuda. Acude a la Fundación y presenta su caso. Este es el ejemplo de Luis, de 43 años, un tutelado que acudió a la Fundación porque era consciente de sus patologías y sus dificultades. Diagnosticado de trastorno de la personalidad y con alteraciones de la conducta, Luis vive con su hermano en la casa familiar desde que fallecieron sus padres. Su otro hermano reside fuera de Castilla y León por lo que los dos hermanos se tienen que organizar solos para vivir dignamente. Luis cuenta con dos pensiones por huérfano absoluto y propiedades en herencia pendientes de regularizar y conciencia de la enfermedad. Parecía sencillo que pudiera vivir tranquilo y con normalidad, siempre que siguiera su tratamiento y los consejos de los profesionales.

Los problemas surgieron a partir de los conflictos en la convivencia con su hermano que abusa de tóxicos y le pide dinero constantemente para sus malos hábitos. El carácter fuerte de Luis choca con su hermano y su baja autoestima hace que se aísle cada vez más en vez de buscar ayuda externa. La mala organización económica le llevó a tal punto que temió quedarse en la calle al no poder pagar facturas o su comida diaria. Una desorganización que se iba incrementando debido a su enfermedad que le empuja a compras compulsivas irracionales. Un ejemplo: en una noche se gastó 500 euros en un juego online.

Luis, consciente de su falta de control en el gasto, decidió pedir ayuda primero a la Asociación de Familiares a la que pertenece. Allí le aconsejaron a acudir a la Fundación para iniciar los trámites para modificar su capacidad. Este paso lo hizo para evitar ir a la deriva. El área de Pretutela de la Fundación le ayudó a elaborar la solicitud que presentó en Fiscalía. Fiscalía vio la necesidad de protección y lo derivó al Juzgado, el único que puede dictar sentencia y modificar la capacidad de una persona. Entre otras cosas, tiene en cuenta si la persona puede auto gestionarse, si tiene habilidades básicas para vivir independiente o si puede encargarse de su economía. Este estudio se basa en informes médicos, sociales y en la valoración del médico forense y fiscal.

Actualmente Luis es tutelado de FECLEM. Continúa viviendo con su hermano pero sus ingresos los gestiona la Fundación que se encarga de pagar sus facturas y asegurarse de que no le falta nada para vivir dignamente. Además, la Fundación vela por su bienestar y fomenta sus buenos hábitos. Luis acude a talleres para relacionarse con otras personas y disfrutar de aquellas actividades que le gustan. Ha mejorado su calidad de vida al poderse relacionar con otras personas y está más tranquilo sabiendo que sus ahorros estarán ahí cuando él los necesite. Actualmente la Fundación ha iniciado los trámites de regularización de testamentaría de los padres fallecidos que lo beneficia a él en la disposición de bienes. Sus hermanos no están de acuerdo y por eso Luis se mantiene el margen. La Fundación se está ocupando de todo para que no le ocasione problemas emocionales y pueda disfrutar la vida.