Tortura, violaciones y esclavitud: las personas migrantes deben poder salir del infierno libio

miércoles, 9 de agosto de 2017 12:35


  • Un nuevo informe revela que el 80% de los entrevistados sufrió torturas y malos tratos y la práctica totalidad de las mujeres, abusos
  • Oxfam Intermón denuncia las terribles consecuencias de la política migratoria de la UE y sus Estados miembros

La tortura, las violaciones y el trabajo en condiciones de esclavitud forman parte de los horrores que cada día soportan las personas atrapadas en Libia tras huir de la guerra, la persecución y la pobreza que asolan los países de los que proceden, de acuerdo con un nuevo informe de Oxfam (Oxfam Intermón en España) y sus organizaciones socias italianas, MEDU y Borderline Sicilia.

El informe recoge testimonios de hombres y mujeres que han llegado a Sicilia tras haber atravesado el mar Mediterráneo desde Libia. Muchas de estas personas relatan haber sido víctimas de bandas que las encerraban en celdas subterráneas para después ponerse en contacto con sus familias y pedir un rescate. Un adolescente de Senegal cuenta cómo estuvo prisionero en una celda llena de cuerpos sin vida antes de conseguir escapar. Otras personas describen cómo recibían continuas palizas o apenas comían durante meses.

Oxfam y sus organizaciones socias hacen un llamamiento a Italia y otros Estados miembros de la Unión Europea, entre ellos España, para que dejen de implementar políticas migratorias que impiden a las personas dejar Libia y los horrores que allí padecen.

Oxfam Intermón y MEDU han recopilado 158 testimonios (31 de mujeres y 127 de hombres) que dibujan una terrible imagen de la situación que viven en Libia:

  • A excepción de una, todas las mujeres afirman haber sufrido violencia sexual. 

  • El 74% de las personas refugiadas y migrantes afirman haber sido testigos del asesinato y/o tortura de alguno de sus compañeros de viaje.

  • El 84% dice haber recibido un trato inhumano o degradante, o haber sufrido violencia extrema o torturas.

  • El 84% señala que durante su estancia en Libia con frecuencia se les negaban alimentos o agua.

  • El 70% afirma haber sido atado.

"Estos testimonios componen una imagen espeluznante de las vidas de las personas refugiadas y migrantes en Libia”, declara Lara Contreras, responsable de Incidencia Humanitaria de Oxfam Intermón. Son una clara evidencia de las terribles consecuencias de las políticas europeas dirigidas a evitar la llegada de personas que escapan de la violencia, la esclavitud e incluso la muerte"

"Estas personas”, añade Contreras, “están escapando de la guerra, la persecución y la pobreza y, a pesar de ello, en Libia no hacen sino encontrar otro infierno. Es necesario anteponer a las personas. La Unión Europea y sus Estados miembros deben garantizar rutas seguras para las personas que tratan de llegar a Europa, para que tengan acceso a procesos de solicitud de asilo justos y transparentes".

Debido a la falta de rutas seguras, la del Mediterráneo central desde Libia a Italia se ha convertido en la principal  vía de entrada a Europa para las personas refugiadas y migrantes. Desde 2016, más de 180.000 personas han llegado a través de esta ruta y, sólo en lo que llevamos de año, ya han llegado más de 95.000.

“España es de los países que han servido de ejemplo a la UE en el establecimiento de acuerdos con terceros países con el objetivo de frenar la migración. Por eso tiene la responsabilidad de incidir en la UE para que esta política cambie, garantizando rutas legales y seguras para la población desplazada”, concluye Contreras.