La Plataforma Pacto de Convivencia recuerda a las víctimas de delitos de odio en la exposición ‘Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos’

lunes, 26 de marzo de 2018 9:19

  • En el marco de la Semana contra la Discriminación Racial y el 70 aniversario de la Declaración de Derechos Humanos, el acto pretende advertir sobre el  crecimiento de las dinámicas de odio y la necesidad de defender la convivencia como valor y como práctica cotidiana
  •  “Paremos el odio, defendamos la convivencia” ha sido el lema elegido

 

La Plataforma Pacto de Convivencia, compuesta por representantes de instituciones colegiales, universitarias, confesiones religiosas, ONG y otros colectivos de la sociedad civil, ha homenajeado hoy a las víctimas de delitos de odio en la exposición ‘Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos’.  Esta es la segunda comparecencia pública de esta Plataforma. 

Durante el acto se ha leído un comunicado con el lema “Paremos el odio, defendamos la convivencia”, que sintetiza el objetivo de la comparecencia celebrada coincidiendo con la Semana de la Eliminación de la Discriminación Racial y el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En la breve ceremonia se reiteró la necesidad de reflexionar sobre el genocidio nazi como advertencia frente a las dimensiones del odio en la sociedad y la responsabilidad ciudadana en la formación y promoción de una sociedad democrática y comprometida con los Derechos Humanos. 

En esta ocasión, la lectura estuvo a cargo de los representantes de la CRUE Universidades Españolas, el Consejo de Víctimas de Delitos de Odio y Discriminación, el Ilustre Colegio de la Abogacía y la Comisión Islámica de España, muestra de la diversidad de sensibilidades presentes en la iniciativa Pacto de Convivencia. Especialmente significativa fue la intervención de Kenia Carbajal, hija de Lucrecia Pérez, primera víctima de delito de odio de la España democrática. “Hoy vemos reflejadas en Auschwitz a todas las víctimas de la violencia, de la vulneración de los Derechos Humanos, y de los delitos de odio, cualquiera que sea su forma”, afirmó. Los portavoces del Ilustre Colegio de Abogados y la Comisión Islámica de España reiteraron “nuestro propósito de trabajar unidos para lograr una sociedad capaz de convivir en la pluralidad y el respeto mutuo” y el compromiso de todas las entidades para desarrollar líneas de trabajo conjuntas y con sus respectivas instituciones y colectivos. 

Minuto de silencio

Tras la lectura del comunicado, los representantes guardaron un minuto de silencio por las víctimas y sus familias. Finalizado el acto, iniciaron una detallada visita a la exposición. 

En el acto han estado presentes Luciano Poyato, presidente de la Plataforma del Tercer Sector, Irene Ortega, de la Coordinadora de Organizaciones de Cooperación para el Desarrollo; Estefanía Agraz del Consejo de Víctimas de Delitos de Odio y Discriminación, y los presidentes de Diaconía España, Enrique del Árbol y del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra.  Junto a ellos, compareció el vicario episcopal de Pastoral Social del Arzobispado de Madrid, José Luis Segovia; Carolina Aisen, directora de la Federación de Comunidades Judías de España, Mustafá Abdesalam Ahmed, representante de la Comisión Islámica de España en Madrid y Mariano Blázquez, secretario ejecutivo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España; la Crue Universidades Españolas estuvo representada por Ana Soler, y el Ilustre Colegio de Abogados por su vicedecana, Begoña Castro. Miriam González Pablo participó en representación del Colegio de Psicólogos de Madrid. Otras personalidades de la sociedad civil asistieron al evento. 

Pacto de Convivencia

Pacto de convivencia es una plataforma integrada, con voluntad incluyente, por representantes de instituciones y colectivos significativos de la sociedad civil, constituida con el fin de consensuar e implementar propuestas encaminadas a fortalecernos como sociedad frente al proceso de radicalización creciente. Constituye un espacio de encuentro inédito en España con el objetivo de diseñar líneas de actuación conjunta en ética preventiva para fortalecernos como sociedad civil en convivencia, paz y reconciliación, y en especial en prevención de la radicalización violenta.