‘El lado oscuro del carbón, las voces silenciadas’: los impactos de la quema y extracción del carbón en primera persona

viernes, 28 de septiembre de 2018 12:32

  • Médicas, exmineros, activistas y asociaciones vecinales protagonizan un documental sobre la cara menos conocida de este combustible fósil
  • Cambio climático, impactos ambientales, problemas sociales y de salud son el oscuro rastro que el carbón deja tras de sí

  • Las ciudades de Zaragoza, Almería, León y Gijón acogerán proyecciones y mesas redondas con personas expertas y protagonistas del documental

  • Greenpeace demanda el abandono del carbón para 2025 en una transición sostenible y justa para el medio ambiente y las personas


“Hay que seguir luchando, si no nos queremos morir o si no queremos que nos maten. Y para dejar un futuro para nuestros hijos y que sea una alternativa al carbón y a las térmicas”.  Este es solo uno de los testimonios recogidos por Greenpeace en su documental ‘El lado oscuro del carbón, las voces silenciadas’, que la organización está presentando durante estos días en Zaragoza, Almería, León y Gijón.

Médicas, exmineros, activistas y asociaciones vecinales protagonizan esta pieza de 30 minutos que revela la cara más amarga y menos conocida de este combustible fósil. Se trata de un trabajo realizado por un equipo de periodistas y documentalistas que ha recorrido varios puntos de la geografía carbonera española para documentar las consecuencias de la quema y extracción de este mineral. Junto al documental, Greenpeace publica un informe en el que recopila los impactos económicos, sociales y en la salud del uso del carbón. 

“Yo soy “termicana”. Nací y viví, igual que mi hermana, que me llevaba solo un año, en la central térmica de Compostilla, donde mi padre trabajaba. Mi hermana y mi padre murieron del mismo cáncer. Se sabe el daño que produce aquello desde hace sesenta años. En nombre del progreso se permite seguir construyendo un mundo en el que nos estamos envenenando”, denuncia Sara Velasco, médica y autora del libro Carbón. “Alguna vez me han preguntado: ‘¿Tú por qué crees que sobreviviste?’. Sobreviví para contarlo”.

El carbón deja un oscuro rastro tras de sí. Su quema genera emisiones de CO2 (convirtiéndolo en el principal causante del cambio climático) y la minería subterránea, gas metano (un potente gas de efecto invernadero). Su contaminación se filtra en el agua y la tierra, a través de grietas y hendiduras, aumentando el riesgo de asma, enfermedades cardíacas y cáncer, y causando la muerte prematura de miles de personas cada año.

Asturias, León, Almería y Aragón son los escenarios elegidos para mostrar el lado más oculto del carbón de la mano de médicos, exmineros, activistas y asociaciones vecinales de zonas con centrales térmicas de carbón y zonas de extracción. Estas voces, casi siempre ignoradas, son las protagonistas de este emotivo relato lleno de dificultades pero también de esperanza.

“A lo mejor más que como una condena a muerte pues tenemos una oportunidad para volver a renacer el territorio y hacerlo fuerte. En el Museo Minero de Andorra hay una imagen de un minero que dice algo así como que ‘bajamos a la oscuridad en busca de un mineral precioso que es la esperanza’. Pues es que la esperanza a lo mejor ya no es el carbón y a lo mejor somos nosotros”, explica Sofía Serrano, vecina del Bajo Aragón, nieta de minero y tesis de máster en Alternativas al carbón.

Greenpeace, productora del documental, organizará encuentros de prensa, proyecciones del documental y mesas redondas en diferentes puntos para poder conocer de primera mano ‘El lado oscuro del carbón’. 

“Gracias a todas las personas valientes que han hecho posible este documental, hoy Gobierno y empresas tienen un motivo más para abordar de forma urgente el abandono del carbón. El carbón es el principal causante de cambio climático a nivel mundial y causa importantes impactos ambientales, sociales y en la salud. Acelerar la transición energética a un futuro renovable en manos de la ciudadanía es una oportunidad para las personas y para el planeta”, ha señalado Tatiana Nuño, responsable de la campaña de Cambio Climático y Energía de Greenpeace.

Momento clave
Este es un año clave en la lucha frente al Cambio climático. El Gobierno trabaja en una ley de Cambio climático y transición energética que debe establecer el calendario de cierre para las centrales de carbón y nuclear en el año 2025 como fecha límite y su sustitución por la energías renovables .

A nivel europeo se están negociando las nuevas reglas para el mercado eléctrico. Si el Gobierno de verdad quiere liderar la lucha frente al cambio climático en Europa y aumentar su ambición, debe poner fin a las subvenciones a las energías sucias mediante los llamados pagos por capacidad y votar para que haya una evaluación europea de la adecuación de la asignación de esos pagos como recomienda la propia Comisión Europea.


Algunos datos del carbón

Mundiales

  • Emisiones CO2 en 2015: 44,9% carbón; 34,6% petróleo y gas natural y 20,5% otros combustibles
  • China, India, Estados Unidos y Australia son los mayores consumidores de carbón en el mundo. 

España

  • Es el país que más aumentó el uso del carbón en 2017
  • En 2017 la quema de carbón generó 46,5 millones de toneladas de CO2 equivalente
  • Es el país de Europa que más ha aumentado sus emisiones desde 1990
  • Es el único país de Europa occidental que no ha establecido sus planes de cierre de las térmicas de carbón ni ha iniciado un proceso oficial para definirlo
  • En 2015 el 12% el de las muertes prematuras por contaminación del aire y 69.000 ataques de asma en menores fueron consecuencia de la quema del carbón
  • El 87% del carbón consumido en España en 2017 procedió de cuatro países (Colombia, Rusia, Indonesia y Sudáfrica)
  • España es el país europeo que más subvenciones (pagos por capacidad) ha otorgado a las centrales eléctricas, 18.000 millones de euros en los últimos 20 años
  • Tres centrales españolas están entre las 30 más contaminantes de Europa
  • La central de Andorra (Teruel) está entre las diez térmicas europeas con mayores emisiones de dióxido de azufre
  • El 50% de las emisiones de CO2 del sistema eléctrico en España en 2017 fueron producidas por el carbón mientras que su generación eléctrica fue del 17%