En Etiopía no podemos bajar la guardia

lunes, 14 de enero de 2019 13:56


En Etiopía, la violencia entre comunidades ha forzado en los últimos meses a cientos de miles de personas a huir de sus casas y buscar refugio en otros lugares. 

Los que ves en la foto son Meskerem y su hijo Dawit, de 8 meses. Hace unos meses tuvieron que escapar después de que su casa fuera incendiada en Kercha, en el sur de Etiopía. Ellos tuvieron suerte, porque fueron acogidos por unos familiares, y Dawit pudo ser atendido en el hospital de Gedeb. 

De nuevo, hace solo unas semanas, se produjo una nueva crisis, esta vez en el este de Etiopía: 30.000 personas han tenido que huir de Benishangul-Gumuz, también a causa de la violencia. 

Miles de familias se han visto obligadas dejar sus casas y viven como pueden en campos improvisados o en sitios tan poco adecuados como iglesias, edificios en construcción, escuelas o incluso al aire libre. Son lugares extremadamente abarrotados y donde las condiciones de agua e higiene son muy deficientes o incluso inexistentes. Estas personas necesitan urgentemente alimentos, atención médica y refugio. 

Para ayudarlas hemos puesto en marcha una intervención de emergencia. Parte de ella se basa en distribuir kits de refugio a estas familias, muy necesarios para darles cobijo y protegerlas de las inclemencias del tiempo. 

Para que te hagas una idea, con solo 40 € compraremos kits de higiene para ocho personas. Si puedes, colabora haciendo un donativo. La cantidad que tú elijas significará mucho más de lo que crees. Es ahora cuando nos necesitan.