Llamamiento para garantizar la imparcialidad, independencia y neutralidad de la ayuda humanitaria en Venezuela

martes, 12 de febrero de 2019 12:48


-          Toda la acción humanitaria debe ir guiada por un mandato de humanidad; debe garantizar los principios humanitarios de imparcialidad, independencia y neutralidad. Dichos principios han sido aceptados en numerosos documentos y en particular la Resolución 46/182 de la Asamblea General de la ONU.

-          La ayuda humanitaria no debe ser instrumentalizada para otros fines que no sean la protección de la vida, el alivio del sufrimiento y la garantía de los derechos humanos. Advertimos sobre los riesgos que el uso político de la ayuda puede suponer para la población que la recibe.

-          Cualquier actuación humanitaria debe cumplir los acuerdos internacionalmente asumidos en la Declaración de París sobre la Eficacia de la Ayuda al Desarrollo, los Principios de Ayuda Humanitaria de Naciones Unidas y el Consenso Europeo sobre Ayuda Humanitaria

-          Recordamos la resolución 71/129 de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre la seguridad del personal humanitario, en la que se establece que los Estados no deben condicionar su trabajo.

-          Recordamos que el trabajo humanitario es mucho más que la entrega de “paquetes de ayuda” y la mera asistencia, supone un diagnóstico detallado de la situación, define quiénes son las personas más vulnerables, analiza las cuestiones de género y edad, garantiza la rendición de cuentas y una serie de criterios de calidad construidos colectivamente en el ámbito internacional. La profesionalidad de quienes realizan la ayuda debe estar contrastada y garantizada. La ayuda humanitaria no debe ser instrumentalizada ni mediatizada

-          La ayuda humanitaria debe ser una contribución a la paz, sin causar perjuicio alguno, aludiendo al principio y deber del “Do not harm”, y ha de mantener su carácter civil (no militar) siempre, tal y como recogen las Directrices de Oslo aprobadas por las Naciones Unidas. 

 

Por ello, hacemos un llamamiento para que toda acción humanitaria que se lleve a cabo garantice tales principios, focalice sus actuaciones en la mejora de la vida de las personas más vulnerables, garantice los derechos humanos, y contribuya a la construcción de la estabilidad y la paz.