Posicionamiento de la coalición española de la campaña mundial por la educación por el movimiento #FridaysforFuture

viernes, 15 de marzo de 2019 12:41

El cambio climático es una realidad imposible de cuestionar que ya está ejerciendo un enorme impacto no sólo en nuestro entorno, sino también en nuestras vidas. Entre sus graves consecuencias se cuentan el incremento de los fenómenos meteorológicos extremos y losconsiguientes desastres naturales que acarrean, que han aumentado en más de un 400% desde 1970; la pérdida de fertilidad del suelo y la disminución de la producción de alimentosbásicos, que va a dificultar enormemente que en un futuro próximo podamos disponer dealimentos para todas las personas; o la mayor contaminación ambiental del aire, que en la actualidad causa 4,2 millones de muertes prematuras en todo el mundo. Según la comunidad científica, las perspectivas no son muy halagüeñas y, si no reducimos nuestras emisiones, amediados de siglo el incremento de la temperatura a nivel global será de 1,5oC, el objetivofijado para el año 2100. Esto puede tener consecuencias tan dramáticas como llevar a lapobreza a 122 millones de personas para el año 2030, u obligar a desplazarse a 200 millonesde personas para el año 2050.

Se trata de una emergencia climática y, a pesar de los repetidos llamamientos de organismoscomo Naciones Unidas a “actuar de forma urgente, colectiva y sin precedentes”, losrepresentantes políticos no parecen haberse tomado en serio la crisis más urgente a la que nosenfrentamos, la del clima. La juventud sí lo ha hecho. Inspirados por la iniciativa de la jovenactivista sueca Greta Thunberg y su ya icónico discurso ante los líderes de 200 países reunidosen la Cumbre de Naciones Unidas sobre el Clima celebrada en Katowice en diciembre de 2018,los y las jóvenes están tomando las calles de Europa para exigir a sus representantes políticos einstituciones que asuman la responsabilidad que les corresponde a la hora de afrontar estaemergencia. Ante la inacción de quienes están ahora en el poder, es la generación futura, principal damnificada por el cambio climático y sus consecuencias, quien ha tomado verdaderaconciencia de que las acciones para combatir el cambio climático no pueden esperar más.

Desde la Coalición Española de la Campaña Mundial por la Educación (CME), se quiere reiterar el apoyo a este movimiento de jóvenes conscientes y críticos que están ejerciendo suderecho a participar y opinar como actores políticos que son. Como también ha repetido enmúltiples ocasiones Greta, “el poder pertenece a la gente”. Compartimos con ellas y ellos quela crisis climática debe afrontarse con mayor seriedad y sobre todo con urgencia. Está ennuestras manos, ya que el cambio climático y sus efectos son consecuencia de la acciónhumana, y depende de nosotros y nosotras revertir esta situación. En este sentido, la CMEdefiende fundamentalmente el enorme poder de la educación para salvar el planeta de ladegradación, tanto social como medioambiental. Por un lado, y desde el punto de vista de laadaptación, la educación ayuda a las personas a comprender los problemas medioambientales,darles repuesta y reducir su vulnerabilidad frente a sus efectos. Los datos indican que, si elprogreso educativo se estanca, el número de víctimas de desastres naturales podría

incrementarse en un 20% en la próxima década. Sin embargo, universalizar la educaciónsecundaria para 2030 prevendría 200.000 muertes provocadas por desastres naturales en lospróximos veinte años. Por otro lado, la educación es la mejor herramienta para formar a unaciudadanía consciente de las causas y consecuencias del cambio climático y otros problemasmedioambientales, y permite dotarla de los conocimientos, competencias y actitudesnecesarias para buscar soluciones, cambiar sus patrones de consumo y transformar lasociedad, contribuyendo así a modificar el modelo económico insostenible que nos ha llevadoa la espiral de destrucción social y medioambiental en la que estamos inmersos.

Así pues, se defiende el derecho a la educación, significa también contribuir agarantizar el derecho de todos y todas a vivir en un mundo más sostenible y más justo dentrode los límites planetarios. Os invitamos a hacerlo juntos y juntas: “Defendemos la educación,sostenemos el mundo”.